Dolor Crónico

Dolor Crónico

El dolor constituye una función adaptativa que contribuye a proteger la integridad física para evitar daños o lesiones. Imaginemos que no percebéssim dolor y mantuviéramos una mano en el fuego o en una postura inadecuada durante demasiado tiempo. En estos ejemplos se manifestaría la función protectora del dolor, que nos permitiría retirar la mano a tiempo o cambiar a menudo de postura, para evitar lesiones importantes.

A pesar de que el dolor es una función positiva, si se presenta de forma crónica (superior a los seis meses), puede convertirse en una experiencia extremadamente disruptiva, susceptible de afectar el normal funcionamiento de la persona. El dolor crónico es frecuente. Según datos estadísticos, una de cada cuatro personas lo sufren actualmente o lo sufrirán en algún momento de su vida.

El dolor generalmente se desencadena por una afectación física, como puede ser una lesión. Algunas variables de conducta y psicológicas actúan modulando su magnitud, como los pensamientos, el estado de ánimo, las motivaciones, las emociones y las interpretaciones. Por los motivos planteados, consideramos el dolor un factor multidimensional, en el que intervienen aspectos psicológicos y conductuales que actúan como moduladores de los desencadenantes orgánicos.

La intervención en el dolor agudo se dirige a reducir su intensidad y el malestar, mediante intervenciones farmacológicas, principalmente. Contrariamente, la intervención en el dolor crónico se centra en variables conductuales, fomentando la activación de la persona y psicológicas, para controlar el impacto en la vida personal, familiar, laboral y social de la persona afectada .

Si sufre dolor crónico, contacte con nosotros. En Squema Psicólogos Girona trabajamos para ayudarle.

La mejor asistencia psicológica en Girona a su alcance

Whataspp Whatsapp