Trastorno Negativista Desafiante

El trastorno negativista desafiante consiste en un patrón de conducta caracterizado por el enojo, las discusiones frecuentes y una tendencia al desafío o una actitud de venganza, que se manifiesta durante un período mínimo de seis meses. Según el DSM 5 (APA, 2014), se requiere la presencia de un mínimo de cuatro síntomas de los expuestos en las categorías siguientes. La conducta debe manifestarse como mínimo en la relación con una persona que no sea un hermano.

Irritabilidad o enojo

  • Tiende a perder la calma con frecuencia.
  • A menudo muestra susceptibilidad o se siente molesto.
  • Frecuentemente muestra resentimiento o enfado.

Tendencia a desafiar o a discutir

  • Discute frecuentemente con figuras de autoridad o con personas adultas cuando se trata de adolescentes o niños.
  • A menudo adopta una actitud de desafío activa o se niega a acatar las normas o las peticiones de las personas adultas o las autoridades.
  • Frecuentemente molesta a las demás personas de forma deliberada.
  • Habitualmente atribuye a terceras personas sus propios errores o malas conductas.

Vengativo

  • Ha mostrado rencor o realizado conductas vengativas, mínimo en dos ocasiones, durante los seis meses previos.

En el trastorno negativista desafiante la conducta produce un malestar a la persona afectada o a terceras personas allegadas, como familiares, amistades, compañeros de clase. o repercute negativamente en la esfera social, académica, laboral u otros ámbitos importantes para la persona.

La gravedad del trastorno negativista desafiante se define por los siguientes criterios:

  • Leve: Los problemas están limitados a un único ámbito (en el domicilio, en el trabajo, en el colegio o instituto)
  • Moderada: Los problemas se manifiestan como mínimo en dos ámbitos distintos. (por ejemplo en casa y en la escuela)
  • Grave: Los problemas se expresan en un mínimo de tres o más entornos.

La mejor asistencia psicológica en Girona a su alcance

Consulte sin compromiso