Duelo y Pérdidas

El Duelo

El duelo es una respuesta normal que se produce frente a la muerte de un ser querido y también frente otras pérdidas vitales mediadas por una vinculación afectiva. Frente estas experiencias un gran número de personas pueden manifestar síntomas asimilables a los de la depresión mayor, como sentimientos de tristeza, insomnio, pérdida de apetito y de peso (APA, 2014). Estas manifestaciones constituyen reacciones naturales y no patológicas, que están condicionadas por la magnitud de la pérdida.

En Squema consideramos el duelo como un proceso natural en el que la persona afectada adopta un papel activo frente a su resolución. Existen cuatro tareas a realizar frente al duelo, que consisten en aceptar la realidad, elaborar las emociones y el dolor, reorganizar y adaptar el medio en ausencia de la persona amada y finalmente realizar un reajuste emocional para continuar con propia la vida.

La persona en duelo puede buscar asistencia profesional para procurar aliviar síntomas y recibir ayuda en la elaboración de la pérdida. Hay que considerar que la duración y la expresión de un duelo "normal" no es única ya que puede presentar variaciones considerando las diferencias individuales y en función del grupo social y cultural en el que la persona esté integrada.

Duelo Complicado

Existen algunos casos en que el duelo no se realiza siguiendo el curso normal y se pueden producir ciertas complicaciones en su elaboración, en estos casos nos referimos a un duelo complicado o patológico. El duelo complicado puede implicar la manifestación de algunos de los signos y síntomas siguientes:

  • Sentimiento de culpa inapropiada o resentimiento por la pérdida.
  • Pensamientos de muerte (desear haber muerto con la persona amada).
  • Preocupaciones y sentimientos de inutilidad (pensar que no podrá hacer nada más sin la persona querida).
  • Deterioro clínicamente significativo en diferentes áreas de funcionamiento (dificultad al realizar las actividades normales en el ámbito personal, social, familiar, de pareja, laboral o académico).
  • Enlentecimiento psicomotor.
  • Experiencias alucinatoria (no consistentes en oír la voz o la imagen de la persona amada).
  • Aislamiento social o desconfianza respecto a los amigos o familiares.

En caso de que reconozca alguno de estos síntomas le recomendamos que se ponga en contacto con nosotros para realizar una evaluación de su caso.

Gil-Julià. B., Bellver, A., y Ballester, A. R. (2008). Duelo: Evaluación, diagnóstico y tratamiento. Castellón: Universitat Jaume I

La mejor asistencia psicológica en Girona a su alcance

Consulte sin compromiso