Dolor Crónico

El dolor es una experiencia natural que constituye una función adaptativa, que nos permite proteger nuestra integridad física para evitar lesiones o daños. Imaginemos que sucedería si a causa de no sentir dolor mantuviéramos la mano en una llama o estuviéramos en una postura inadecuada durante demasiado tiempo. Por estos motivos consideramos que el dolor agudo tiene una función protectora, puesto que nos permite retirar la mano o cambiar a menudo de postura cuando se manifiesta. Aunque cuando el dolor se presenta de forma crónica (con una duración superior a los seis meses), se convierte en una experiencia que produce sufrimiento y afecta negativamente el desarrollo de las actividades diarias. El dolor crónico es frecuente, según las estadísticas una de cada cuatro personas están afectadas o lo estarán.

El dolor generalmente está determinado por una causa física, como puede ser una lesión. Aunque también está modulado por los pensamientos, el estado anímico, las emociones, las motivaciones y las interpretaciones. Por este motivo, el dolor es una experiencia multidimensional en la que intervienen aspectos psicológicos y conductuales, añadidos a los desencadenantes orgánicos.

La intervención en el dolor agudo se dirige fundamentalmente a disminuir su intensidad y el malestar que produce. Contrariamente, en el dolor crónico las intervenciones consisten en ayudar al paciente a afrontar el dolor mediante una intervención psicológica y conductual, para reducir el impacto que este produce en la vida personal, familiar, laboral y social de la persona afectada.

Si sufre dolor crónico contacte con nosotros, en el centro Squema de psicología trabajamos para ayudarle.

La mejor asistencia psicológica en Girona a su alcance

Consulte sin compromiso